Puedes ver mis obras y mucho más en

castrovalva recomienda la música de Robert Jürjendal

entrevistas y artículos por eduardo paz carlson

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Lea la historia de "Carlitos" el hijo José Pedro Colturi, recordado jugador del Peñarol de la década de 1940

VISITE ESPECTADOR.COM: http://www.espectador.com/sociedad/227584/lea-la-impactante-historia-del-caminante-de-el-pinar
Homenaje a José Pedro "Perico" Colturi, 
Gran Zaguero del Glorioso Peñarol de la década de 1940

EL CARLITOS, EL CAMINANTE DE EL PINAR

Pedro Horacio Colturi, "Carlitos",
caminante de El Pinar                                                          




















versión sin editar
29 noviembre, 2011, el pinar.                                                                                             
por eduardo paz carlson           fotos por EPC

En El Pinar hay un “caminante”. Es un señor corpulento, panzón y de mirada chispeante. Con su bolsa de arpillera al hombro y de pantalones cortos, camina todo el día, sin parar. Siempre está de buen humor. Sonriente, saluda  efusivamente ya cada persona con la que se cruza haciendo el gesto del abrazo. Sea pleno invierno con heladas; llueva, truene o haga 40 grados a la sombra, él camina. Habla solo. Discute consigo mismo. Gesticula hablando con un amigo invisible.  Se ríe. Está en su mundo. Hace 25 años que es un “caminante”. Jamás lo vieron enojado o en actitud agresiva. Es como un niño grande, Un “loco bueno” como lo llaman algunos vecinos.  Le dice “Carlitos” y claro, ese no es su verdadero nombre. Los vecinos de la zona no lo saben  porque no se lo preguntaron. Parece como que lo prefieren sin un nombre real.  Alrededor de su vida y su personalidad se tejen todo tipo historias misteriosas  y tragedias que parten el corazón. Cada vecino del Pinar tiene una versión diferente.

Historias

DOMINGO FRANCISCO VARELA
Nadie sabe su edad exacta.  Cuando se pregunta sobre “Carlitos” los rostros se iluminan, aparecen sonrisas y siempre la exclamación: “El Carlitos, ¡qué personaje!” o “Ah, el que anda caminando, ¡un fenómeno!”. Un vecino jubilado de la construcción y que de joven fue tropero y  que se identificó  como “Héctor”  (no quiso ser fotografiando ni grabado), afirmó con mueca de incomodidad: “Ah, es un cuento muy embromado. Mire, era millonario era, tenía lo quería. La mujer lo abandonó por otro y el tipo perdió la chaveta, ejasí nomá,  como se lo digo, el dolor lo enloqueció. De entonce anda vagabundeando. E bueno, buenísimo, pero está pirao, por ese maldiamor”. En la seccional 27 de El Pinar, también conocen a “Carllitos”. El cado Fabio Gamboa, que hace 23 años sirve en la comisaría de el Pinar, afrima: “Es un junta botellas. Un loco bueno, muy querido por los vecinos, la verdad que sí.  Nunca tuvimos un problema con él. Y tampoco tuvo problemas en otros lados, eso lo sé. Ni idea de lo que le pasó, nunca le pudimos sacar información.  Nunca nos contó nada a pesar que hemos hablado con él y todo…  nunca, de la vida  personal de él, nunca quiso contar: “-me llamo (no sé cuánto), me molesta que me digan Carlitos-   me dijo una vuelta pero ya ni me acuerdo del nombre.  Para mí es el “Loco Carlos” y chau.” Esto lo afirma Rubén Duarte, mientras bebe una cerveza bien fría al abrigo del sol en la terraza del Kiosco De Punta a Punta. Conocedor del tema, Duarte medita un poco, se sirve un trago más y deja la botella cerca de una radio portátil de los años 70tas de la que se escucha una suave balada de jazz melódico. Junto a él. Dos amigos obreros: Hernán Taboada y Ángel Daniel. Pausadamente, continúa con su explicación:”Hay varias leyendas con “Carlitos”. Lo que tiene ahora, es que es de meterse con las mujeres, les dice de todo… pero siempre en broma, ¿no? Pero no es malo, les dice porque le sale esas cosas… E un tipo que tiene mucho estudio y fue estudiar tanto que lo dejó así. Le quemó la mente el estudio. Uté se pone hablar con él y habla mejor que cualquiera. Habla de todo. ¡Ejun tipo que conoce todito!  Sabe de política, de enfermedades, sabe y sabe. Tiene un hermano que trabaja en un banco en Montevideo y que está en muy buena posición económica, el hermano. Ahora está viviendo donde eran las caballerizas de Oyenard. Es timbero y a veces gana a la quiniela.” Taboada agrega: “Ojo no e tan loco. Una persona Bien, bárbara. Lo que pasa e que tiene amigos imaginarios. 2 o 3 veces estuvo internado. Antes tomaba su vinito pero ahora toma agua y leche, nada má. Sin medias, y nunca le conocí un par de medias. Le agente le regala cosas. No es de pedir. ” Y Daniel puntualiza: “Siempre ha caminado, desde el peaje de Pando hasta el puente Carrasco. Eso sí, ¡Siempre de pantalones cortos! ¡Odia los pantalones largos! No importa la temperatura! Anda bien, anda mejor que nosotros. Se conoce todos los autos del Pinar, cuando los ve llegar les hace señas y ahí le dan.”
Domingo Francisco Varela, el bicicletero  (y ciclista aficionado) del Pinar tiene su teoría: “Lo que sé es que trabajaba en fabrica de Alpargatas. Cuando él dejó de trabajar ahí compró un terrenito  al lado del Autódromo y se hizo una casita. La pintó con colores de Peñarol, creo que es manya. Y de ahí en adelante, decidió no trabajar más. Hace 30 años fue eso mas o menos. Y empezó a caminar. Arriba de 20km por día, sin rumbo. Él bromea mucho. Cuando pasa frente de una obra, les grita riéndose a los obreros: “No sean estúpidos… ¡Trabajadores… dejen de trabajar…! ¡Hay que vivir sin trabajar!”.  Eso es clásico en él.”

Torturado por la dictadura y estuvo muerto

Carlitos saludando en la esquina 
de el hormigón y la terminal del 214
Alicia Piñeiro, la artesana de El Pinar cuenta  una historia triste: “Hay varias versiones. Algunos dicen que él era médico y que tuvo una  familia, una esposa y una hija. En un terrible accidente, en conducía, dicen… se mataron la mujer y la nena. El horror de esa experiencia lo quebró, hizo un click, ¿viste?. Desde entonces, se largó a caminar sin parar. Era de gente pudiente, de plata. Otra versión que me llegó a mí, de lugareños de aquí, de toda la vida es que él estuvo preso durante la dictadura…Muchas torturas  lo dejaron mal psicológicamente.”  Antonio Bique, reconocido jardinero de El Pinar, flanqueado por Andrés Nicolás Gordillo Durante, el muy esmerado y eficiente cuida coche del Supermercado SúperPinar, escucha atentamente a Piñeiro hasta que interviene súbitamente: “¡Sí! A mí me llegó que le dieron una paliza que lo dejó así… sí, dicen que fue eso que lo puso así”. Y Gordillo señala: “Pero ojo, es gran persona, muy honesto. Además, hace un tiempito, se decía que había muerto. Y claro… nos e lo veía por ninguna parte, de repente… ¡Qué tristeza me vino!”.  Piñeiro recuerda ese terrible momento: “Ah, fue horrible, pobre, yo también estaba muy triste, no lo podía creer”. Pero Gordillo, muy perspicaz, aclaró el asunto: “ Yo también… pero un día ¡lo veo venir!, ¿me entendés? ¡Lo veo venir! ¡Estaba vivo! “ Los tres amigos ríen  exlamando “ Ah sí, increíble, qué bueno estuvo” Y Bique redondea: “ ¡Lo veía venir y le gritaba: ¡Estas vivo, Carlitos, estás vivo! Y yo corrí a abrazarlo. Y Carlitos me gritaba con los brazos en alto: ¡Sí, estuve muerto y volví de la tierra de los muertos, volví, volví…son todos zombis! Lo que pasó es que había sido internado 7 meses… y lo dimos por muerto. Pero la verdá es que está más vivo que todos nosotros.”

Habla Carlitos

José Pedro "Perico" Colturi
Carlitos se expresa perfectamente. Lo único que delata su peculiar estado mental es la velocidad con la que habla. Se le mezclan un poco las palabras que le salen de su gran boca sonriente. Lo que sigue es la historia de Carlitos por Carlitos: “Sí, a lo que venga, a cielo abierto, así ando yo.  Camino por todos lados, ando por todos lados. Mangueo  botellas, juego a la quiniela, estoy acá en la esquina parado, hablo con todo el mundo, y hago lo que puedo. Morfo todos los días. ¿Trabajar para qué?  ¡si en este país está todo corrompido! ¿Qué hacen con la plata? ¿Quién conoce a Uruguay en el mundo? ¡Si no existe Uruguay!  Tantos embajadores por todos lados… ¿Para qué?  Acá está lleno de gente muerta de madre, las madres con niños y  abandonadas por los tipos, gente pobre… ¿Entonces? En  este país no tiene sentido la vida.  Si vos trabajás entre corruptos te tenés que corromper…  mejor vivir así, libre. Hace 20 años vivo así. Además, es difícil que me banquen, que se vayan a jugar por mí. Soy una persona neurótica. Por eso camino todo el día. Estuve en el manicomio yo, hace 7 años. Y me dediqué a caminar. Toy todo el día en la vuelta, es bravo, no es fácil. La gente dice que me quiere mucho… no me quieras tanto, a veces hace mal tanto amor, mejor una distancia, siempre.  ¿Te acordás lo que le pasó a Sharon tate, con los Manson? Yo camino, no me importa si llueve o si hace calor, caiga mierda, yo camino. Tengo que tener la mente siempre bien relajada. Caminar me afloja la mente. Sin estress. No me lo dijeron los doctores, lo descubrí yo. En el manicomio me preguntaron si tenía carnet de pobre. Nada más. Y  acá estoy. Soy mi propio psiquiatra, paciente, amigo y otra persona. La estoy llevando caminando.  Tengo un síndrome de cáncer de piel. Me pensaba que estaba todo canceroso. Y un día aparecí en el manicomio. Es bravo, sí. ¡Pero no tengo nada de nada, qué voy a tener!  Me pasaba en la playa, día y noche. Qué divino. ¡Unas mojadas en el mar! Eso es vida. Yo trabajé en Alpargatas y Conaprole y tengo un hermano que vive su  vida, yo vivo la mía. Cuando Alpargatas cerró en el 81 empecé a caminar. Y ando bien ¿eh? Neurológicamente, estoy mejor que a los 30 y en la parte cardiovascular también, mejor que nunca.  Tengo 60 años. Increíble. Tomo leche porque si no estoy frito.  Piropeo a las mujeres por fantasía mía, ellas me siguen la corriente y saben que no va en serio. Nunca tuve novia. Ni tuve hijos. No tengo mal de amores. Tampoco tengo amigos de verdad. Camino y me enrosco conmigo mismo. Discuto, me contesto como si estuviese hablando con otro. No tengo alucinaciones, ni nada ¿Eh? Bueno, es así, me levanto la autoestima. Hablo solo y me doy manija y me sigo la corriente solo… al otro yo le llevo la contra…  Yo hablo con el otro yo. Nada más. No veo a nadie.
"Perico" Colturi, padre de Carlitos, en el centro de la foto
Te tenés que dar manija si no, te quedás. Yo camino solo por la vida.  Y ahora que se vienen las fiestas, para mí, estodo lo mismo… marzo, julio, agosto, noviembre, fin de año, todo lo mismo. En navidad o fin de año me voy a la paya, paso ahí, ¡me doy cada baño! Duermo en la playa. Miro las estrellas.  Saqué la quiniela 2 veces: con el 17 y el 21, “mujeres desgraciadas”  saqué con la redoblona. Pobres, las dejan abandonadas, las cagan a palos, las matan, los guachos de hoy. Está todo podrido. Yo vivo en una cueva llena de piojos, voy a morir solo, qué le voy a hacer… no me queda otra”.
¿Pero cuál es el nombre verdadero de “Carlitos”?
Me llamo Pedro Horacio Clolturi y soy hijo de José Pedro “perico” Colturi. Mi padre jugó en Peñarol en la década de 1940 a 1950. Era número 4 o número 6. Muy hachero. Era un cra.  Nunca me dediqué el futbol. Soy patadura. Me llevaba  a las trompadas con mi padre. Ël era gran bohemio. Se pasaba en los boliches. La vida mía fue muy brava, muy traumática. A mí decime como quieras, Carlitos, Robert Redford, o Chaplin… decime como vos quieras.”

Familia

Carlitos bebé con sus padres. Tiempos felices.
Hugo Colturi, hermano mayor de Pedro cuenta lo que pasó: “Le decíamos pequito  a mí hermano. Mi padre jugada en el medio y no pudo ir al mundial porque justo se lesionó.  No era un jugador famoso como los de ahora, en esa época se jugaba por amor a la camiseta. Cuando se iban a jugar al exterior los jugadores viajaban en las bodegas de los barcos, con las cosas.Mi padre, cuando terminó la carrera, se quedó de conserje en el club. A mi hermano lo que le pasó es que heredó algo de la familia de mi padre, o sea, tengo un tío que era como él, que le decían “Juan Pelota”, un bohemio empedernido, ingobernable, un espíritu libre total. Y mi hermano salió a mi tío. Mi padre siempre decía eso. Porque mi hermano nunca quiso estudiar y en todos los trabajos que tuvo subió y subió posiciones hasta lo más alto por esfuerzo propio y rompiéndose el alma y después se hartaba, pedía la cuenta y se iba. Un día se fue para El Pinar. Le conseguimos una casita mía. Lo quieren mucho en El Pinar.

Caminante Urbano

Pedro Horacio “Pequito” Colturi, más conocido como “El Carlitos”, sigue la gran tradición Oriental del andante o caminante. Este personaje muy conocido en el interior de la Republica es una especie de hombre solitario que encarna el último aliento del “Hombre suelto”, el tipo de hombre que acompañó a Artigas en sus años de ”Pepe, el  Contrabandista” y luego, en luchas libertadoras de la Banda Oriental. En este andante queda la llama del gaucho fiero y casi salvaje que no aceptaba patrones y que viajaba solo por el peligroso norte del país. Nuestro Carlitos no es ni fiero ni salvaje pero es un hombre libre. En su miraba hay un brillo especial, una picardía y también una distancia. El sabe que no es como los demás.  
La gente lo aprecia porque es bonachón y no se mete en la vida de nadie.La gente teje historias reflejando sobre él sus propias angustias y fantasías.

Es mejor no saber mucho sobre el verdadero Carlitos porque les sirve así: lejano, misterioso e inmune a la dura realidad del día a día.

viernes, 25 de noviembre de 2011

FRUIT BATS: Espíritu hippie, sonido rebelde y letras con trampa


versión sin editar

Por eduardo paz carlson

Fruit Bats es una banda americana  que suena un poco a The Grateful Dead, The Byrds, The Kinks, Fleetwood Mac y  hasta Supertramp pero,  que en algunos tracks como Lives of crime, recuerda muchisimo a los Beatles. Catalogada dentro los géneros Indie Rock, Folk Rock o  Alternative Country, sus canciones son frescas, con melodías y armonías (sobre todo las vocales) muy parecidas  al pop comercial de los últimos años  la década de 1960. Riffs, coros y arreglos de sintetizadores antiguos y mellotrones crean atmósferas  de  la temprana  psicodelia californiana. A primeras oídas las baladas de Fruit Bats  festejan los días hermosos, el amor y la alegría de vivir de un modo algo superficial pero en las letras -como ocurre con la mayoría  de las bandas del indie-rock-  hay un mensaje menos hippie, más amargo, menos idealista y mucho más oscuro sobre la vida y las relaciones humanas. La banda gira alrededor de su líder, el vocalista, multi-instrumentista  y compositor Eric D. Johnson (no confundir con Eric Johnson, el virtuoso guitarrista de jazz rock y new age o con su otro homónimo, el guitarrista de la banda de indie-noise-rock, Archers of Loaf).  Su canto es de alguien que está jugando y que está totalmente liberado: se siente que su voz fluye eléctrica.  En el timbre agudo  (casi chillón e histérico por momentos) de Johnson aparecen giros de Bob Dylan, Neil Young y  Roy Orbison.  
La banda ha publicado 5 discos: Echolocation (2001), Mouthfuls (2003), Spelled in Bones (2005), The Ruminant Band (2009) y Trpper (2011)

Nuevo disco

En su juventud, Johnson tuvo un extraño encuentro a bordo de un tren Iba de Chicago hacia Olympia, en Estado de Washington. Le tocó viajar junto a un vagabundo llamado Tony. En las 12 horas de viaje los 2 hombres establecieron una extraña amistad. Tony le contó su vida de peripecias sin igual y miserias varias. Le ofreció todo tipo de drogas. Le comentó “Naked Lunch” de William S. Burroughs mientras bebía whisky y despotricaba contra el mundo. De humor cambiante, le amenazó  físicamente y luego bromeó con él.  El tren atravesó las inmensas y desoladas planicies de Dakota del Norte. El joven Johnson se sintió inmerso en la mejor tradición de los “Hobos” cantantes folk americanos que viajaron de polizón en trenes de carga durante la gran depresión como Goebel Reeves o Woody Guthrie. Eran rebeldes peregrinos y vagabundos, predicadores de los infortunios del pobre y el descastado. Inspirándose en Jack Kerouac, otro “hobo” famoso,  Johnson intentó escribir un cuento corto, luego un guión pero no lograba  expresar lo que significó para él conocer la vida de ese vagabundo que se convirtió en su héroe.  Finalmente, la experiencia se plasma en la canción “Tony the tripper” del nuevo álbum de los Fruit Bats. En esta canción Johnson idealiza el espíritu  libertario y anarquista de quienes se lanzan a los de los “road trips”, Este estilo de vida tiene un estricto código de valores y un vocabulario. Con el correr de los años y la cantidad de gente famosa que emprendió esa filosofía vital (Charles Bukowski, Robert Mitchum, Eugene O'Neill y George Orwell entre muchos más) el “hoboísmo” se transfromó a parte de la mitología popular del país-continente norteamericano.
En un Uruguay, existe una versión de este espíritu: el “andante” o “caminante”. Pero  todavía no hay composiciones roqueras que lo celebren.
Luego del viaje iniciático con Tony, Johnson se concentra en su carrera de compositor de folk rock.  A finales de la década de 1990, enseño música en el “Old Town School of Folk Music”  de Chicago. Luego fundó   I Rowboat, una banda de space-rock. Hace más de una década que está componiendo para  Fruit Bats. Paralelamente ha colaborado con las bandas  de rock experimental Vetiver, Califone y The Shins.  En los últimos años, Johnson se ha convertido en un exitoso productor de festivales (por ejemplo, los festivales: Huichica Music Festival en Sonoma, California; Invisible Children Benefit Show) y compositor de bandas sonoras para películas como "Ceremony, o "My Idiot Brother,".

Recomendados

De sus 5 discos resaltan el disco debut, Echolocation  y The Ruminant Band .
En Echolocation, la banda se esfuerza por sonar más folk- country  que rock.  “The Old Black Hole” es un hermoso ejemplo de esto: muchas guitarras acústicas y slide, coros desganados y resbalosos, ambientaciones cálidas y calmas. En “Glass In Your Feet” banjos, mandolinas guitarras voces y kalimbas se combinan dulcemente.  De The ruminant Band se destaca  “Singing Joy To The World”, una pequeña joya: voz y guitarra y mucho sentimiento.  “When U Love Somebody” es el tema más popular de la banda. Está en disco Mouthfuls .  Habla del amor con una pisca de cinismo: “Baby, remember on the bus and my hand was on your knee When you love somebody it's hard to think about anything but to breathe
Baby, I am the cub who was washed out in the flood When you love somebody and bite your tongue all you get is a mouthful of blood”
 

martes, 22 de noviembre de 2011

ENTREVISTA CON JUAN PABLO CHAPITAL, 15 noviembre, 2011

Juan Pablo Chapital, Luis Salinas y Rubén Rada en vivo

Juan Pablo Chapital (36),Guitarrista y compositor polifacético, virtuoso y de gran sensibilidad al tocar. Jazzero, candombero, blusero, fino melodista guitarristico. Ha tocado con grandes como Luis Salinas, Liliana Herrero y actualmente integra la banda de Fernando Cabrera. Se presenta en la Zavala Muniz en un concierto intimista con invitados notables.

Por  eduardo paz carlson                                                                                                 version sin editar


El  próximo miércoles 23 de noviembre a las 21:30 hrs en la Sala Zavala Muniz usted presenta  su show “Roto & En Construcción”. ¿Cuál es el concepto de este show?

Este show es el cierre del ciclo de conciertos y trabajos del año. “Roto & En Construcción” tiene que ver con un momento de mi vida, de sentirme de esa manera. Me pareció también un buen nombre para un futuro disco que estoy grabando sin apuro.

¿Va a presentar algunos temas de este nuevo disco?

Sí, algunos sí, como “23 de diciembre, otro que se llama “Roto” y un tema que es una música mía con una letra de Fernando Cabrera que se llama “Chapa y pintura” pero no estoy seguro. Pero este show está basado principalmente en el disco “Fotografía Silenciosa” que salió el año pasado. Y provechando que la Sala Zavala Muniz está tan buena, quise armar un show bien relajado, íntimo, sin sobresaltos pero con cambios de ambiente y  en el que la música fluya bien.  Vamos a situarnos en un semi círculo como mirándonos.

¿Invitados?

Aprovecho que vuelve Francisco Fattoruso a vivir al Uruguay para invitarlo a tocar. Con Francisco somos amigos de la infancia. También va a estar Urbano Moraes  y va a estar Santiago Cutinella con quien tenemos un proyecto de un buen disco de blues. También va a aparecer Rubén Rada tocando unos temas.

¿Y la banda?

Chapital. Foto por  EPC
Quique Ferrari, un gran bajista y amigo argentino  en bajo & contrabajo. A Quique lo conocí en Buenos Aires (viví 3 años allá-volví hace 2),  y tocábamos los 2 con Mariana Baraj medio en la onda de Liliana Herrero, -una cantante a la que le está yendo cada vez mejor-,  y con él pegamos mucha onda y cada vez que toco se viene para acá. Cachi Bacchetta que es batería de Camen Pi y de Sarita Sabah, en batería y Horacio Di Yorio en piano acústico & teclados. Por lo general Horacio acompaña a todas las mujeres cantantes… Mónica Navarro, Maya Castro, Carmen Pi… es el arreglador de todas ellas. Algo debe de tener que las mujeres lo elijen… ¡mucho talento!
Para este concierto no incluí los tambores (que es la cuerda de los hijos del Lobo Nuñez). Esta vez va a ser el cuarteto y los invitados.

Su música es muy jazzera y cuidada pero también tiene muchas uruguayeses y potencia.

La música que yo hago pasa por muchos lugares. En este show tocaremos lo del disco, básicamente y no me lo planteé hacerlo en una onda especifica si no que fue saliendo mientras viví en Buenos Aires. En este disco salen a flote las influencias de tantos artistas con los que trabajé allá y acá. Tengo un perfil medio jazzístico en las composiciones, una cuestión media blusera también, tengo los temas que toco con los Fattoruso que son unos candombes. Opa fue para mí siempre una enorme influencia. También hay unos funks dedicados a Miles Davis. Es un espectáculo que pasa por diferentes texturas, no es un solo estilo de música. Con Cutinella, por ejemplo, vamos a hacer blues.

Cuando toca en vivo, ¿a quién suena?

Ahora, según me dicen (porque no me doy mucha cuenta), parece que sueno a Jeff Beck. Me sorprende un poco pero ojo, me encanta Beck, de hecho, en el show hago una versión de Jeff Beck del tema “A Day in the Life” de los Beatles. Beck no canta pero tiene una forma de expresarse con la guitarra que me interesa mucho porque yo no compongo letras.

Aparte de esta versión, ¿son todos temas suyos o hay más versiones de otros compositores?

Son todo temas míos salvo en un tema en el que canto y es Piedra y Camino de Atahualpa Yupanki.  Estoy solo yo con la guitarra acústica.  Salvo este tema, el show son todas canciones instrumentales.

Y mucha uruguayés.

Claro,  haber trabajado la mayor parte de mi vida profesional (desde los 18 años toco) con músicos uruguayos muy importantes. El tocar hoy con cabrera, el haber tocado con “Los Terapeutas” tanto tiempo, y ahora haciendo candombe con La Calenda Beat… ¡todo eso está!


La tapa del disco “Fotografia Silenciosa” es medio Hippie,  muy “Peace & Love” ¿Hay algo de eso en su música?

La tapa me la hizo un amigo, Luis Bellagamba (que trabajó en ”25 Watts” entre muchos otros proyectos) y que sabe que yo practico el Aikidō y que para mí es tan importante como la música y él lo quiso reflejar en el diseño del disco. Para mí, el Aikidō es un complemento de mi música.

¿Y en qué afecta su música este arte marcial que a veces parece -desde afuera- una danza?

foto EPC
La influencia es directa. Pero es muy abstracto  y tal vez sea difícil explicarlo… “Ai” es unión, armonía; “Ki” es energía de todo lo que existe; “Do” es camino. Estos conceptos están presentes en la música profundamente. Además, el Aikido trata de no bloquear: usa la energía y redirige la energía del otro. Eso hace que se parezca a una danza por momentos (aunque no lo es, obviamente). Hay ritmos, fluidez. Dialogo con la energía del otro. Lo mismo hacemos los músicos cuando tocamos en vivo: nos vamos pasando energía.

 Disco tema por tema comentados por Chapital:

1.       ESPIRAL : espiral es un movimiento que el el AIKIDO se da mucho. Está dedicado a Morihei  Ueshiba, fundador del Aikido. Se escucha su voz al comienzo.
2.       ESPIRITUAL: Composición de un contrabajista argentino, Mariano Otero que es como Gospel. Malosetti se destaca en la introducción.
3.       BALADA: tema acústico, casi minimalista,  a dúo con el Mono Fontana. Muchas texturas con piano. Tema melancolico.
4.       SIETE VIDAS: melodicamente, me dicen  te puede recordar algo a Pat Metheny
5.       OPI: por OPA, dedicado a los Fattoruso, Rada y es bien  OPA.
6.       TIPO CAIMMY: tiene un aire tanguero, con aires de folklore y algo de Brasil en las armonias.
7.       ESPARRAGOS PARA MILES: porque me dijeron la melodía se parecía mucho a una canción que canta Alf en un episodio en el que come esparragos. En realidad está inspirado en el Miles de los 80tas.
8.       SE ARMÓ LA GORDA: un candombazo casi comparsero con tambores y todo.
9.       SILENCE PLEASE: Balada folk de Estados Unidos con algo de country.


Versión de elobservador.com.uyhttp://www.elobservador.com.uy/noticia/213634/34en-vivo-lo-que-hacemos-los-musicos-es-pasarnos-energia34/

 Banda:


 JUAN PABLO CHAPITAL : GUITARRAS y COMPOSICIÓN           
QUIQUE FERRARI : BAJO & CONTRABAJO
CACHI BACCHETTA : BATERÍA
HORACIO DI YORIO : PIANO ACÚSTICO & TECLADOS






versión publicada en El Observador

INVITADOS: FRANCISCO FATTORUSO y RUBEN RADA

miércoles, 16 de noviembre de 2011

JULIO & JULIO BOTELLEROS EN ESPECTADOR.COM

http://www.espectador.com/1v4_contenido.php?id=226381&sts=1

y escuche a Julio padre cantando en ESPECTADOR. COM

OFICIOS EN EXTINCIÓN: JULIO & JULIO, BOTELLEROS

ENTREVISTA CON JULIO & JULIO, BOTELLEROS.
por eduardo paz carlson

versión sin editar                                                                                    fotos por epc

"Tenemos que pedirle permiso a los comisarios para poder trabajar”

Julio Padre 
Miércoles 15 de noviembre de 2011, El Pinar Sur, es una tarde luminosa de primavera. El sol se siente muy fuerte, a la sombra se está muy bien. Calma total. A lo lejos se escucha: “Botellero, botellero… ¡Fierro viejo, compr! ¡Muebles, compr! ¡Botellas, compr!...” Hace un rato que esta voz anda dando vueltas. Suena poderosa y metálica. Aparece un viejo Renault 12 desvencijado. En las ventanas tiene acoplados unos parlantes. Al volante, Julio hijo (32) y aferrado al micrófono, Julio padre (58). Son los botelleros del Borro, que están comprando cualquier cosa usada a los vecinos de la zona. “Somos laburantes, compramos de todo. No venimos a robar, no, estamos trabajando desde las 6 de la mañana, de arriba para abajo, todo el día” explica Julio padre con una pisca de indignación. Julio hijo agrega: “Hemos recorrido todito el país, todo. Desde Rivera, Paysandú, el sur, el litoral, la costa… ¡todo! ¡Y siempre comprando! Nos trillamos todo para parar el puchero…”  Al Cabo Polonio vamos 2 veces al año a comprar baterías y acá nos conoce todo el mundo… ¡pero parece que los milicos no!

Botelleros sin derechos Humanos

Julio padre cantando "Botellero, Botellerooo"
Julio padre se sale de la vaina por hablar y, tratando de no estallar, empieza a exponer su sentir: “Sin ofender, ¿no? … pero... . ¡Estamos Hartos! Vivimos de esto, hace años y los milicos…  no quiero ofender…  no nos dejan laburar. El que anda con esto quiere decir que no quiere robar. Pero si vos andás de la 6 de la mañana a las 8 de la noche para hacer 500 pesos por cabeza, quiere decir que no vas a robar. Tanto como el que lava vidrios, que no quiere robar ¡Dale una oportunidad a ese botija! ¡Pero no dan nada! ¡No te dejan laburar! Que el gobierno le dé al que labura una oportunidad pero que los milicos que no rompan las bolas.” Agitado, pero sin perder el buen humor, Julio padre respira hondo y murmura  “no seas malooo….Somo laburante, no somo ladrone, lo ladrones son ellos que buscan arreglo, ¿no viste? ¿Y dónde está el vento que se llevaron?”. Se hace difícil preguntarles sobre su oficio de Botelleros ya que hablan uno sobre lo que dice el otro, ansiosos por expresar que están hartos del maltrato policial. Julio hijo describe la complicada relación que tienen con la policía en cada pueblo que visitan: “Nos paran, nos revisan… hay pueblos y ciudades a los que no nos dejan entrar. Primero tenemos que ir a la comisaria o destacamento, dejar la cédula y nuestras cosas personales y ¡pedirle permiso al comisario para poder comprar…! ¡Tenemos que pedirle permiso a los comisarios para poder trabajar y si a ellos no les gusta nuestras caras, nos jodimos, no podemos trabajar!  Julio padre se levanta la remera y muestra una enrome herida en el abdomen y exclama:”Hermano, ¿ves? 4 operaciones tengo encima y ni siquiera me dan una pensión… los milicos te ponen contra la pared con las piernas abiertas y nos pegan y nos putean ¡parece la dictadura…nos seas malo! ¿Y los derechos humanos?  ¿No tenemo, lo pobres? ¿Y el derecho a trabajar? ” Julio padre se corta y sonríe ampliamente. Es porque una  vecina se acerca y les dice que tiene 2 Bidets y 2 juegos de baño para venderles. Charlan amablemente unos instantes y Julio Padre paga 1200 pesos por los artefactos. La señora feliz. Julio hijo acomoda  todo en el asiento de atrás del viejo auto.
Julio padre & Julio hijo
Se despiden muy cordialmente diciendo que no pueden hablar más porque  tienen que seguir “trillando y trillando para hacer un mango”.  
A paso de hombre el viejo Renault  cargado hasta el tope de trastos viejos sube por la calle San Juan hacia Giannatasio. 

Se escucha una vez más “Botellerooo, botelleroooo, hierros viejos compr, botellas compr... botelleroooo!"

lunes, 14 de noviembre de 2011

domingo, 13 de noviembre de 2011

LOU REED+METALLICA: LULU




verisón full

por eduardo paz carlson

Dos constataciones inmediatas al escuchar  el álbum doble “Lulu” de Lou Reed y Metallica: La primera es que el Lou Reed que se escucha en “Lulu” no es el Lou Reed  The Velvet Underground  o  Transformer. Se podría decir que el Lou Reed  de “Lulu” tiene algo del Reed de Berlín ( más por la sordidez de algunas de las letras que por lo vocal) ; y la segunda es que la banda Metallica no es la estallante banda de Trash Metal de  Kill 'em AllMaster of Puppets o The Black Album (Metallica), no, para decepción de sus fans, en “Lulu” Metallica se ha transformado en un mero acompañante sonoro, del Maestro Reed, en un hibrido metalero (que suena a cualquier banda de metal) y que no aporta nada nuevo al género.
Pero este disco tiene un secreto: las letras.
Son Letras de Lou Reed basadas en las piezas Earth Spirit y Pandora ´s Box del dramaturgo pre-expresionista y épico alemán Frank Wedekind (1864-1918). Si a estos textos les agregamos el poder de Metallica y el histrionismo de Reed, el resultado es muy interesante o muy intrigante o confuso o… ¿Qué?

 Malas  críticas

Lars Ulrich, el baterista de Metallica explica: “Para mí, Lou Reed es como una versión solista de Metallica. Durante décadas ha estado reinventándose con nuevos desafíos musicales y artísticos. Siempre hemos visto mucho de Metallica en Lou Reed y nos pareció natural proponerle a Lou hacer este disco. El trabajo con  Reed  fluyó de manera natural y no forzado a pesar de lo que mucha gente está diciendo. Dicen que “Lulu” es un proyecto raro pero para nosotros era obvio colaborar con Reed, no se nos ocurría a nadie mejor que Lou.”
Pero a los fans de Metallica no les pareció natural y menos aún “no forzado”. Los fans de Ulrich y compañía odian a “Lulu” y se sienten defraudados por este álbum  tan exótico, perturbador e insultante  para el dogma metalero. Hay algunos adeptos a la banda que han amenazado de muerte a Reed.  Pero no es solo el público adepto que está molesto, también hay muchos  críticos en portales especializados en la cultura del Metal expresan su disgusto.  Jeremy D. Larson,  Editor de consequenceofsound.net
manifiesta: “Lulu es un fracaso total en todo nivel de existencia, tanto tangible como intangible. Desde su concepción hasta la colaboración, desde la producción hasta la ejecución, el arte de tapa o las letras, casi todo aspecto del proceso de creación de este álbum (incluyendo al villano que manipuló el maltrecho cortex cerebral de Reed para convencerlo a participar) es un fracaso."
El cacareo histérico de críticos ofendidos por “Lulu” se multiplica por la web. Pero también hay comentarios favorables como el de Juliet Trevethick de steffmetal.com: “Para mí, una colaboración rara hubiese sido Metallica con Cher. Lulu es un disco conceptual al estilo de los grandes discos conceptuales del rock progresivo como  Tarkus de Emerson Lake and Palmer, Thick as a Brick, de  Jethro Tull, Tommy de  The Who, etc. Un álbum conceptual hace más que entregar un producto armado por un marketing ingenioso, dice una historia a través de cada parte de su producción y afirma una estética.” 

Recitado-cantado muy dramático

Reed declama-canta.  El tema impacto de este álbum es The View. Los primeros acordes recuerdan  al tema  Iron Man  del disco Paranoid de Black Sabbath. Reed recita enajenado y estallan las guitarras distorsionadas, de James Hetfield, Kirk Hammett  y el propio Reed. Golpea el tempo sin piedad el eufórico Ulrich.  Serpentea por la melodía con sus graves el misterioso Robert Trujillo. Los coros avernales de Hetfield apoyan a Reed en su declamación-cántico desesperado al gritar “I am a chorus of the voices /that gather up the magnets / set before me (…) worship! worship! /pain and evil have their place / sitting here beside me…”  Evidentemente, no es material para timoratos. Hay rabia en estos versos, hay desesperación, hay descontento, hay denuncia. En los demás temas el efecto no es tan fuerte aunque se mantiene la sensación de zozobra en otras canciones que parecen baladas rockeras al comienzo pero que enseguida degeneran en una masa de aplastante de trash metal. Es el caso de Brandenburg Gate o Little Dog. Mistress Dread se abre con un ambiente muy Deep Purple pero luego  revienta en un pulpo lovecrafteano de metal hirviente mientras Reed canta-recita con voz de anciano   enfermo mental. Pumping Blood  (al igual que Frustration) se desangra sobre una base que suena muy crimsoneana  hasta que estalla la locura. Se distinguen claramente los arcos de Jenny Scheinman  Megan Gould, Ron Lawrence y Marika Hughes. Reed recita-implora: “If I pump blood in the sunshine / And you wear a leather box with azaleas / And I pump more blood / And it seeps through my skin / Will you adore the river / The stream, the trickle / The tributary of my heart…”  El 5to track del disco, Iced Honey es el tema más comercial y flojo del álbum. Por momentos suena a los Rolling Stones poseídos por un mal trip, por otros, a un Bon Jovi muy enojadito. Darren Aronosfky, el director de “El Cisne Negro”  está filmando un video para esta canción los estudios HQ de Metallica, a la afueras de San Francisco.
“Lulu” se cierra con Junior Dad. El ambiente cambia totalmente gracias al cello de Ulrich Maas, la viola de Jessica Troy y el “Stand Up Electric Bass” de Rob Wasserman. Tal vez sea ésta la composición más experimental. Aquí, Lou Reed es Lou Reed de siempre. Uno de los mejores momentos de este álbum conceptual.


Tres advertencias  y una sospecha:

Adeptos a Reed: puede que gusten de este disco.
Adeptos a Metallica: abstenerse de escucharlo.
Adeptos a Wedekind (si existe alguno): estarán sorprendidos.
Una sospecha: en vivo debe sonar fantástico.

Banda que toca en Lulu:

Lou Reed: Guitars, Continuum, Voces
James Hetfield: Guitarras, Voces
Lars Ulrich: Baterías
Kirk Hammett: Guitarras
Robert Trujillo: Bajo
Otros músicos:
Sarth Calhoun - Electronismos
Jenny Scheinman - Violin, Viola & arreglos
Megan Gould - Violin
Ron Lawrence - Viola
Marika Hughes - Cello
Ulrich Maas - Cello
Rob Wasserman - Stand Up Electric Bass
Jessica Troy - Viola

sábado, 12 de noviembre de 2011

ESTA NOCHE (12 NOVIEMBRE) EN CASTROVALVA: arild andersen & kenny wheeler - lifelines

Arild Andersen double bass
Kenny Wheeler fluegelhorn, cornet
Steve Dobrogosz piano
Paul Motian drums


Recorded July 1980 at Talent Studio, Oslo


Engineer: Jan Erik 


Kongshaug
Produced by Manfred Eicher


1 Cameron6:23
Prelude5:53
3 Landloper0:48
Predawn6:02
Dear Kenny6:20
A Song I Used To Play2:42
7Lifelines6:28B4Anew8:30

BUY IT AT http://www.ecmrecords.com/ more info at  http://ecmreviews.com/2011/10/14/lifelines/